Juicio a dios...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juicio a dios...

Mensaje por CuestionDeFe el Mar 12 Jul 2011 - 23:10

Juicio a dios...

Estas son preguntas hechas en una barraca del campo de concentración de Auschwitz, donde un grupo de hombres comunes encarcelados y condenados a muerte sin cometer ningún crimen hacen lo único que pueden, expresar la agonía de su situación. Enjuician a Dios. Son judíos, el pueblo elegido, quienes han hecho un pacto con Dios, y a cambio Dios prometió protegerlos. ¿Cómo pueden ellos aceptar esta promesa rota? ¿Tiene Dios el derecho de abandonarlos y salirse con la suya? Incluso los ateos entre ellos creen que los seres humanos tienen el derecho moral de conocer la razón de la maldad en el mundo. Sus preguntas se multiplican. Pero el silencio persiste. Así que, para empezar.
· ¿Quién acusa?
· Yo. Yo lo haré.
· ¿Cuáles son los cargos?
· El cargo sería incumplimiento de contrato. Los judíos tienen un contrato con Dios, algún tipo de acuerdo especial. Un pacto. Bien, la acusación es que rompió el acuerdo, el pacto. Por lo tanto, ¡Dios es un bastardo tramposo! En el desierto, Moisés hizo un pacto con Dios. Dijo que el pueblo obedecería la ley de Dios, y por su parte, Dios dijo que de todos los pueblos, nosotros seríamos el suyo, sus elegidos, una nación sacerdotal El salmista canta: He pactado con el elegido, he jurado a mi siervo David. He hecho firme su dinastía para siempre. Su trono durara de época en época. Mi propia traducción. Por lo tanto el caso ante nosotros es que no cumplió con este pacto.
· ¿Quién quiere empezar?
· Ningún enemigo será capaz de burlarse de él, ningún malvado superarle. Aplastare a sus enemigos ante él, aniquilaré a sus oponentes.
· ¿Entonces, ha cumplido Él su promesa?
· No.
· Bueno, es difícil ver como refutar el cargo. ¿Qué defensa puede haber?, ¿continuamos?
· Cosas malas han ocurrido antes. Lean la Torá lean su historia. Somos judíos. Sufrimos, miren cuando fuimos liberados de la esclavitud en Egipto, encontramos la tierra prometida, ¿qué pasó? Nos llevaron cautivos de nuevo en Babilonia. Cuando fuimos liberados de nuevo y reconstruimos el templo, ¿qué pasó? Los romanos lo arrasaron. Lo que ocurrió en Masada, España, Rusia, y ahora aquí.
· Me parece que el testigo está diciendo que su incumplimiento del contrato es frecuente. Para aclarar la posición, ¿defiendes o atacas a Dios?
· … Nuestros antepasados, nuestros padres todos sufrieron. Pero no lo ventilaron. Esa es la razón del porque todavía estamos aquí. Esta es una prueba de nuestra fe. Debemos pasar nuestra prueba al igual que ellos pasaron la suya.
· ¿Piensas que queremos estar aquí?
· ...Mantuvieron la luz de la Torá encendida en tiempos de sombra. Tenemos que hacer lo mismo. Debemos mantener la fe. Debemos mantener puro nuestro corazón, y debemos orar.
· Si Dios nos ha traicionado, ¿por qué?
· El punto es ser un buen judío. Un buen judío. El punto es mantener la fe. ¿Para qué? ¡Estamos siendo puestos a prueba!
· ¿Son las pruebas parte de este pacto? ¿Alguien le mencionó pruebas a Moisés?
· En el mismo salmo, se nos dice: En caso de que sus descendientes deserten de mi ley y no sigan mis mandatos, si violan mis estatutos y no observan mis mandamientos castigare sus ofensas con la vara, su culpa con el látigo. Antes de culpar a Dios, debemos mirarnos a nosotros mismos. Tal vez no es Dios quien incumple el pacto, sino nosotros.
Algunos judíos le han dado la espalda a la Torá. Nuestros hijos se han ido a las ciudades. Se compraron un elegante sombrero, un buen traje, se volvieron socialistas, sionistas, capitalistas o anarquistas. Dios sabe qué. Olvidándose de todo de las preciadas Escrituras.
· ¿Entonces estás diciendo que todo esto es mi culpa, es eso? Dios está destruyendo a todo el pueblo judío porque estás decepcionado de mí ¿Es eso? Bien, ya que se me acusa, Daré la palabra a un testigo. Este caballero. ¿Nombre? Ezra Shapira. ¿Ezra vino aquí con el rabino desde Zamkevitz?. Sí. Dígame, Ezra Shapira, ¿le dieron la espalda a la Torá en Zamkevitz?
· No, señor. En Zamkevitz, amábamos la Torá. En Shabbat, las ventanas de las tiendas estaban todas cerradas. Las Escrituras envolvían sus alas de quietud sobre nosotros, y el mundo simplemente se desvanecía.
Todo hombre tenía su libro de rezos. En feriados, festividades, días de trabajo, la Torá era el aire que respirábamos. En nuestra pobreza, nos vestía y nos albergaba. Era nuestro palacio, y vivíamos en su esplendor.
· Entonces, ¿qué pasó?
· Ellos vinieron. Mataron a todos los ancianos. E hicieron que el resto los enterrara. Enterré a mi propia madre. Me hicieron quitarle los anillos de sus dedos y dárselos a ellos.
· Ves alguna razón por la cual Dios te haría ser un buen judío profanar la tumba de tu propia madre con el fin de castigar a un mal judío, por ejemplo, ¿yo?
· No dije que era un buen hombre. Trato, pero, no sé si soy un buen hombre, no sé si eres un mal hombre.
· Así que Dios se reserva el derecho de castigar a los malvados, eso está en el pacto. La pregunta es, ¿por qué escogió castigar a este buen hombre aquí y no, por ejemplo, a Hitler?
· Dios es justo, así que debemos haber hecho algo mal. Deberíamos examinar nuestras conciencias.
· En la ley, el castigo debe ser proporcional al crimen. ¿Qué crimen puede justificar un castigo como este? Y los niños, hay niños en el campo. ¿Qué castigo se merece un niño?
· Si me permite, no siempre el castigo es proporcional. El diluvio se tragó todo el mundo a excepción de Noé. Dios le pidió a Abraham que sacrificara a su propio hijo. El error es hacer de esto algo personal. Dios no actúa contra la persona. Su alianza es con el pueblo judío, no con Ezra de Zamkevitz. Esto no es personal.
· ¿Sabes lo que es un dios que no es personal?
· No.
· Es el estado del tiempo Eso es todo.
· Hablemos de purificación. Dos veces en la historia, y tal vez aquí hoy de nuevo, Dios ha hecho ocurrir eventos de tal destrucción, que después de estos, nada fue igual otra vez. Nada fue igual, porque, con el tiempo, llegamos a entender que todo mejoró. Imaginen que Dios es un cirujano, y tiene que eliminar una pierna o un brazo con gangrena para curar todo el cuerpo. Es un acto violento. Es doloroso. Pero también es amoroso. ¿Cómo sería si estuviésemos viviendo a través de un momento como este? No un castigo, una purificación.
· ¿Estas purificaciones, están en tu pacto? ¿Dice, de vez en cuando, no hay más apuestas, e inundare el lugar? A veces, sólo por un cambio, estarás rodeado y serás azotado, te pondrán perros, y te acorralarán en un campo.
· La primera purificación fue el diluvio. La segunda fue la destrucción del templo por Nabucodonosor. Fuimos llevados al exilio en Babilonia. Éramos una nación sin un país. Al no tener tierra, fuimos hacia el mundo, y tomamos nuestro conocimiento de la Torá y del único Dios todopoderoso, hacia campo abierto. Si nos hubiéramos quedado como estábamos ¿habríamos logrado tanto? Seríamos una tribu en el desierto, nada más. Fue doloroso, pero también fue hermoso ¿Y si estuviésemos pasando por otro evento catastrófico? ¿Y si aquellos que sobrevivan a esto serán el santo remanente, y viviremos en una época de sabiduría, comprensión y conocimiento? ¿Qué sucedería si algo bueno fuese a salir de todo esto? ¿Qué gran bien? ¿Cómo podemos saber? Ya algunos dicen que el propio Mesías. Tal vez un retorno a Israel (profético fue al menos, je). ¿Entonces qué? Entonces podría ser algo hermoso. Así que, ves, tal vez hay una razón ¿por qué una buena mujer como que tu madre fue tomada, y no algún malvado? Porque ella es un sacrificio (holocausto). Y cuando un hombre sacrifica algo, debe ser lo mejor. Lo más hermoso.
· …Herodes murió, y los romanos llegaron, destruyeron el templo. Hubo un gran levantamiento. Una revuelta. Y los rebeldes corrieron hacia las montañas, a esta Masada. Los romanos asediaron. Querían que los rebeldes murieran de hambre. Así que construyeron un enorme muro alrededor de la base de la montaña. Había, 15.000 tropas romanas. Menos de un millar de combatientes judíos. Esa primavera, los rebeldes decidieron que era mejor morir que ser esclavizados. Diez hombres fueron elegidos para hacer la tarea de matar a todos los demás. Cuando quedaban 10 uno fue elegido para matar a los otros nueve. El último tenía que quitarse su propia vida. Dos mujeres se escondieron de esta masacre y vivieron para contar esta historia. Estos combatientes ¿qué clase de hombres eran? Los más valientes y mejores. La flor de Israel. Eran mártires.
· Y, sin embargo, fueron aplastados por los romanos.
· Bueno, en cierto sentido, sí, pero ¿qué querían los romanos?
· Que los judíos vivieran como romanos, y abandonen la Torá.
· ¿Y dónde están los romanos ahora?
· Son polvo.
· Y la Torá?
· Aún vive, todavía florece. Todavía ilumina el mundo.
· …Así que, no debemos desesperarnos, nuestro sufrimiento es un privilegio si es parte del plan de Dios. Somos afortunados de estar purificando al pueblo a través de nuestro dolor. No dejen que les quiten su fe. Si esta es fuerte, crecerá. Un pequeño incendio es apagado por el viento, pero un gran incendio sólo crece más vigoroso. Hitler morirá.
· La guerra terminará. El pueblo y la Torá vivirán.
· ¿Te sientes mejor por lo que el juez te ha dicho, que tu madre es un sacrificio?
· Sí, señor.
· A pesar de que el juez te lo haya dicho Dios exige un holocausto de los mejores judíos.
· ¿Quieres que me sienta mejor o peor?
· Sólo queremos la verdad.
· Bien, no conozco la verdad. Yo no sé por qué tales cosas suceden. Yo solía fabricar y vender guantes.
· Así que el sufrimiento es obra de Dios, ¿es eso cierto? En otras palabras, Mengele trabaja para Dios, Hitler está trabajando para Dios. ¿Es eso cierto?
· Es desagradable, pero es posible. Cuando Nabucodonosor invadió Israel, y saqueó el templo y llevó al pueblo al exilio en Babilonia, Dios lo llamó: Mi siervo, Nabucodonosor. Él era el bisturí y Dios el cirujano. Podemos odiar el bisturí, pero amamos al cirujano.
· Si Hitler está haciendo la labor de Dios, entonces la lógica dice que interponerse en el camino de Hitler es interponerse en el camino de Dios. Tomar las armas en contra de Hitler es incorrecto. Ahora, ¿cree alguien aquí en eso? ¿Hay alguna forma de que eso pueda de alguna manera ser cierto? ¿No es eso una locura?
· …Profesor Schmidt, usted dijo que cuando este desastre termine el mundo podría ser mejor. Tal vez venga el Mesías. Quizás retornemos a Israel, pero ¿quién sobrevivirá esto? El capataz, el Sonderkommando ¿quién más?, el vicioso, el astuto, el sinvergüenza, el despiadado. ¿Qué clase de Mesías querrá a estos como su pueblo? ¿Qué tipo de Israel será construido por tal gente? ¿Construirán una nación de sabiduría y entendimiento y conocimiento?
· No ellos, Dios.
· ¿Cómo?
· No podemos saber. Él puede hacerlo todo.
· Bien, si puede hacer todo, ¿por qué no puede purificar a su pueblo sin tener que gasearlos? Él es todopoderoso. ¿Cómo puede ser todopoderoso y justo? O es todopoderoso, en cuyo caso, pudo haber parado esto, pero escogió no hacerlo porque Él no es justo, o le hubiese gustado poner fin a esto, pero no pudo.
· La respuesta a esto es muy simple. Deberían saberlo de la Yeshiva. La respuesta es libre albedrío. Sí, existe el mal en el mundo porque Dios le dio al hombre libre albedrío y optó por hacer el mal, es muy simple. No somos títeres. Elegimos. Siempre podemos elegir.
· Libre albedrío, mi trasero. Pregúntale a Lieble por sus hijos, y luego háblame de libre albedrío.
· Cuando llegaron rompieron las puertas de la sinagoga. Quemaron la Torá y el arca. Y luego nos acorralaron dentro. Pensamos que nos iban a quemar ahí y luego se llevaron a los niños. Tengo tres hijos. El mayor. Tendrá siete, ahora, colocaron a los niños en un camión. Corrí tras ellos y grité, ¡Por favor, deme a mis hijos! Y este oficial, me escuchó, se detuvo y dijo: ¿Cuáles son los tuyos? Pensé que iba a devolvérmelos. Le mostré a mis tres hijos. Me dijo, Son tres chicos guapos. Te diré lo que puedes hacer elige a uno, escoge uno y puedes quedarte con él. Y los chicos, lo escucharon extendieron sus manos, estaban tan asustados. Trataban de llegar a mí y decían, ¡por favor, elíjeme a mí, elíjeme a mí!
· Este caballero, dijo que uno siempre puede elegir. ¿A cuál debería elegir, al más joven, al mayor, al más débil, al más fuerte?
· La corte ha escuchado lo que se supone es tener libre albedrío, pero... Disculpa, yo no quiero libre albedrío. Quiero a mis hijos. Hablas de libre albedrío. ¿Dónde quedó entonces mi voluntad? ¿Qué elección tuve? Ese funcionario, él podía escoger, yo no. ¿Dónde estaba mi libre albedrío?
· La guerra terminará. Hitler morirá. El pueblo y la Torá sobrevivirán. Dices que el pueblo sobrevivirá, pero mañana por la mañana la mitad de la gente en esta habitación estará muerta. ¿No comparten ellos en su pacto?
· Su parte es ser testigo, mantener viva la llama ¿Tiene alguien algo que decir en defensa de Dios? ¿Has sabido algo de tus hijos?
· Están aquí, dos de ellos son gemelos, y tengo entendido que a Mengele le gustan los gemelos.
· A Mengele les interesa y a Dios no. Detente. Está en el cielo y no puede ver más allá de las nubes. Job, capítulo 22. ¿Qué? Tu argumento de que Dios es indiferente no es sin precedente mientras ocurre. Está escrito en Job. Qué bueno. ¿Dice también que Dios debería estar aquí en las cámaras de gas, no nosotros?
· Existe la posibilidad que esta confusión es precursora de algún gran evento, que el fuego que nos quema es un fuego refinado, que creará una edad de oro. Si tus hijos fueron tomados por eso, fueron tomados como mártires.
· Para ser mártir, un hombre debe elegir el martirio. No estamos siendo martirizados por nuestra fe, sino por nuestra raza, no por la Torá, sino por nuestros antepasados.
· Pero quizás lo que dijiste de Dios padeciendo en la cámara de gas. Tal vez eso es lo que está sucediendo aquí. Tal vez está sufriendo con nosotros.
· ¿Quién necesita a un Dios que sufre? Necesitamos un Dios que le envíe el ángel de la muerte a nuestros enemigos. ¿Dónde está?
· No sé mucho de Dios. Tal vez Dios nunca cambia. Tal vez sí. Tal vez no es todopoderoso. Tal vez nos necesita para estar completo. Tal vez por eso nos hizo.
· Bien, es difícil ver cómo podríamos serle de algún uso en nuestra condición presente.
· Bien, en resumen se sabe que no podemos conocer la mente de Dios. Dios es demasiado grandioso. Y todo lo que podemos hacer es rezar, tener fe. Hitler morirá. La guerra terminará.
· No, no, no, Así no va a ser. Nos pides que aceptemos predicciones como evidencias, no, no, no, ese argumento retorna a su comienzo.
· Sin duda es cierto de que no podemos entender la mente de Dios. Sus caminos no son los nuestros.
· No nos toca entender la mente de Dios y que por lo tanto no nos concierne su mente. Es su pacto. No tenemos que entender eso. Todo está escrito. Simplemente tenemos que determinar si romperá sus condiciones o no.
· El salmo regresemos al salmo. Díganos el salmo. ¿Todo? Es, es muy largo. Estábamos llegando a algo cuando hablábamos sobre el salmo 81. El trono de David durará por todos los tiempos, y sus descendientes... (se quiebra en un llanto).
· Eso es lo que dice en el pacto. Dios garantiza la supervivencia del pueblo judío.
· Yo digo que Dios es culpable porque la supervivencia del pueblo ya no es segura.
· No, no es así. ¿Cómo puede nuestro pueblo dejar de existir? Oh, créeme, ese es el plan. Acabar con nosotros. Eso es ridículo. Por favor, seguramente sabemos que las cifras no son importantes. Cuando un niño muere de tuberculosis, es algo terrible. ¿Es peor si un millón muere? Cuando un niño muere, puedes creer que sucede con un propósito, o no pasas la prueba. No podemos conocer la mente de Dios.
· No estamos hablando de su mente. Estamos hablando del pacto, un pacto que promete que vamos a sobrevivir. Sobrevivir como pueblo y no ser aniquilados.
· Pero hay judíos por todo el mundo, no sólo en Europa, mi hermano tiene un amigo en Woudge - él me dijo... ¿Crees que si nos matan aquí, dejaran en paz a un amigo de tu hermano? Quizás seamos los últimos. Puede que nuestro fin este cerca.
· Si somos los últimos, podemos terminar la historia. Podemos terminarla aquí, la historia que comenzó con Moisés en el Sinaí hace 3.500 años.
· Podemos terminarla, podemos romper el pacto.
· Así que piensan que cuando vengan por ustedes, van a decir, ¡Oh, ya no somos judíos! Abran las puertas, nos vamos a casa.
· Todavía somos judíos, siempre seremos judíos. Nada cambia para nosotros, porque nosotros no somos los acusados aquí. Es Dios quien está siendo acusado, no nosotros.
· ¡Imbéciles!, son como los nazis… Mátenme si quieren, igual voy a morir por la mañana. ¿Cuántas estrellas creen ustedes que hay en el universo?, soy físico en París. Hay cien mil millones de estrellas en nuestra galaxia. Sólo en nuestra galaxia. ¿E hizo Dios todas esas estrellas?
· Muy probable. El profeta Amós nos dice...
· ¿Para qué? ¿Perdón? Creó cien mil millones de estrellas en nuestra propia galaxia. ¿Cuántas de ellas poseen planetas?, no sabemos. Y, sin embargo, toda su atención está centrada en un pequeño planeta justo al borde exterior de una espiral. Y ni siquiera con todo el planeta, no. Sólo con los judíos. Este Dios, que creo cien mil millones de estrellas, firmó un contrato con los judíos. Sólo los judíos. Y ni siquiera con todos los judíos, no, no porque judíos como yo no cuentan. Así que dime esto. Si amaba tanto a los judíos, ¿por qué hacer otra cosa? ¿Por qué no lleno el universo con judíos en lugar de estrellas? ¿Cuál es el punto?
· No sabemos el punto. Me parece increíble, también, que en todo el universo, deba elegirnos a nosotros.
· No es sorprendente. Es una locura. Es simplemente incorrecto. Los recién nacidos piensan que son el centro del universo. Piensan que hacen leche succionando, creen que el mundo se desvanece cuando cierran los ojos. Están equivocados. En la Edad Media, los hombres pensaban que el sol daba vueltas alrededor de la tierra. Estaban equivocados. Es una ilusión causada por el punto en que te encuentres en ese momento. Y es lo mismo con Dios. Lo mismo.
Así que, piensen. Por favor, piensen. En el pasado, una nación podía tener 50 dioses, uno para hacer crecer el maíz; uno para que el río se eleve. Los hombres hacen sus sociedades a imagen de sus dioses. Por lo tanto, las sociedades con muchos dioses tienen muchos líderes, diferentes centros de poder, le dan la bienvenida a desconocidos y a las nuevas ideas. Como los egipcios. Luego junto a ellos vinieron los judíos, con su gran idea. Una grandiosa idea. Sólo hay un Dios. Increíble. ¿Y qué sucede? crean una sociedad en donde, todos los poderes están concentrados en manos de un hombre, un rey. Una sociedad eficaz. Un buque eficiente. Y tiene esta idea de que Dios les ama más que a nadie. Prosperan. Mantienen este Dios para sí mismos. Tratan de aislarse. Pero entonces, viene alguien incluso con una mejor idea-- los cristianos. Ellos dicen, sí, sólo hay un Dios, pero no solo ama a los judíos; ama a todos, debemos conquistarlos a todos. A los romanos les encanto esto. Se convirtieron. Conquistaron a todos. Un dios un rey. Así es como es, se trata del poder y la lucha, y lo que han perdido. Pero a mitad de camino los romanos se han ido, ¿Por qué? Porque alguien tuvo una idea mejor. Hitler tuvo la idea, hay un solo Dios, y ese soy yo. En este lugar, Hitler es Dios, ¿no?
· Sin embargo, todavía estamos aquí… Todavía estamos aquí esta noche…
· La acusación es que Dios ha roto su alianza con el pueblo judío. ¿Quién nos sacó de Egipto? Dios nos sacó de Egipto. Otra pregunta. ¿Por qué en un principio estuvimos en Egipto?
· Hubo una hambruna, y por consiguiente nos refugiamos.
· ¿Quién envió la hambruna?
· Bueno, el hambre, no sabemos mucho de…
· Dios envió a la hambruna. Así que Dios nos envió a Egipto y Dios nos sacó de Egipto.
· Exactamente.
· Y luego nos sacó de Babilonia, con el fin de… Y cuando nos sacó de Egipto ¿cómo lo hizo? ¿Con palabras, visiones, un milagro? Moisés le pidió al Faraón... Y cuando el Faraón dijo no, las plagas. Primero Moisés convirtió el agua de los egipcios en sangre, luego Dios envió la plaga de las ranas, luego la plaga de los mosquitos, luego, una plaga de moscas, luego mató a su ganado, luego la plaga del salpullido luego el granizo, que maltrató los cultivos e incluso los árboles y estructuras en todas partes excepto en Goshen, donde vivían los israelitas. Y aun así el Faraón no estuvo de acuerdo. Y así la plaga de las langostas y luego los días de oscuridad y, por último, ¿qué?
· Dios mató a los primogénitos de Egipto y nos sacó de Egipto.
· Mató a los primogénitos, desde el primogénito y heredero del Faraón, al primogénito de los esclavos en los molinos. Los asesinó a todos. ¿Mató Dios al Faraón?
· No, no lo creo porque luego...
· Fue el Faraón quien dijo no, pero Dios le permitió vivir y asesinó a sus hijos en su lugar. A todos los niños. Y entonces el pueblo de Israel pudo salir, llevándose con ellos el oro y la plata y las joyas y prendas de vestir de los egipcios. Y luego Dios ahogó a los soldados quienes les persiguieron. No cerró las aguas para que los soldados no pudieran seguirlos. Esperó hasta que estuvieran siguiendo y luego cerró las aguas. ¿Y luego qué?
· Luego el desierto, Finalmente, la tierra prometida...
· Ahora, la Tierra Prometida, ¿estaba está vacía? ¿Un nuevo lugar, sin cultivar? No. Había, tal como está escrito:
· Cuando el Señor tu Dios te lleve a la tierra, sacrificarás a muchas naciones ante ustedes, naciones mucho más grandes y más poderosas que ustedes. Ustedes los aniquilarán y destruirán totalmente y no harán ningún pacto con ellos y no mostrarán compasión alguna hacia ellos.
· Él nos mostró su favor. Somos su pueblo.
· Y nos dio un rey en Saúl. Ahora, cuando, el pueblo de Amalek luchó contra el pueblo de Saúl, ¿qué fue lo que ordenó el Señor Dios? Le pregunto al estudioso
· Aplasta a Amalek. Ponlo bajo la maldición de la destrucción.
· ¿Mostró Saúl misericordia, en salvar a alguien? No salves, no lo salves, sino mata. Asesina a hombre y mujer, bebés y recién nacidos, bueyes y ovejas, camellos y asnos. Por lo tanto, Saúl se preparó para hacerlo, y en el camino, se reunió con los kenitas. Ahora bien, estos no eran gente de Amalek. No tenía pleitos con ellos. Les instó a que huyeran. Y el Señor nuestro Dios, ¿estaba complacido por la misericordia de Saúl? ¿Por la justicia de Saúl?
· No lo estuvo...
· Y, cuando Saúl decidió no masacrar todo el ganado, sino tomarlo para alimentar a su pueblo, ¿estuvo Dios complacido por su prudencia, su caridad?
· No, no lo estuvo…
· Él dijo: Ustedes han rechazado la palabra de Adonai. Por lo tanto, él te ha rechazado como rey.
· Así que, buscando complacer al Señor nuestro Dios, Samuel trajo al Rey Agag y lo despedazó ante el Señor en Gilgal.
· Después de Saúl, vino David, quien tomó a Batsheba, la esposa de Uríah, el hitita, para sí mismo, haciendo los arreglos para matar a Uríah en contra de los deseos de Dios. ¿Castigó Dios a David por esto?
· No, bueno en cierto sentido...
· ¿Castigó a Batsheba?
· …
· Adonai dijo: Ya que me han pecado, el niño morirá. Preguntaste antes, ¿quién castiga a un niño? Dios lo hace. ¿Ahora, el niño muere de repente, misericordiosamente, sin dolor?
· No…
· En el capítulo 12, nos enteramos que en realidad sufre durante siete días. Siete días, que los niños pasan muriendo con dolor mientras David se envolvió a sí mismo en sacos y cenizas y ayunó y trató de mostrar su dolor a Dios. ¿Escuchó Dios?
· El niño murió.
· ¿Supo ese niño que Dios fue justo? ¿Pensaron los amalekitas que Adonai fue justo? ¿Pensaron las madres de Egipto, las madres pensaron ellas que Adonai fue justo?
· Pero Adonai es nuestro Dios.
· ¿Qué no creó Dios a los egipcios? ¿No creó sus ríos e hizo crecer sus cultivos? Si no Él, ¿entonces quién? ¿Qué, algún otro dios? ¿Y para qué los creó, para castigarlos? ¿Para que murieran de hambre, de temor, para masacrarlos? El pueblo de Amalek, el pueblo de Egipto, ¿cómo fue para ellos cuando Adonai se volvió contra ellos? Fue así.
· Hoy día, hubo una selección, ¿sí? , cuando David derrotó a los moabitas, ¿qué hizo? Hizo que se acostaran en el suelo en filas, y eligió a uno que vivirá y dos que morirán. Nos hemos convertido en los moabitas. Estamos aprendiendo cómo fue para los amalekitas. Enfrentaron ser extinguidos por parte de Adonai. Murieron por su propósito. Cayeron como nosotros estamos cayendo. Tenían miedo al igual que nosotros. ¿Y qué aprendieron?
· Aprendieron, que Adonai, el Señor nuestro Dios, nuestro Dios, no es bueno. Él no es bueno. Nunca fue bueno. Sólo estuvo de nuestro lado.
· Dios no es bueno. Al principio cuando él, se arrepintió de que había creado a los seres humanos e inundó la tierra, ¿que habían hecho para merecen ser aniquilados? ¿Qué pudieron haber hecho para merecer tal masacre? ¿Qué pudieron haber hecho que fue tan malo? Dios no es bueno.
· Cuando le pidió a Abraham que sacrificara a su hijo, Abraham debió haber dicho que no. Debimos haberle enseñado a nuestro Dios la justicia que había en nuestros corazones. Debimos haberlo enfrentado. Él no es bueno, simplemente ha sido fuerte. Simplemente ha estado de nuestro lado. Cuando nos trajeron aquí, nos trajeron en tren, un guardia me abofeteó. Sobre sus cinturones, escribieron (Dios está con nosotros). Ahora, ¿quién dice que no lo está? Tal vez lo esté. ¿Hay alguna otra explicación? ¿Qué vemos aquí? Su poder, su majestad, su fuerza. Todas estas cosas, pero en contra de nosotros. Él sigue siendo Dios, pero no nuestro Dios. Se ha convertido en nuestro enemigo. Eso es lo que le ha sucedido al pacto. Ha hecho un nuevo pacto con otros. Estamos entrando ahora a las cámaras de gas. Así que lo declararon culpable.
· Encontraron a Dios culpable, sí, por no cumplir con el pacto, por romper su pacto con nosotros. Ahora que Dios es culpable, ¿Qué hacemos ahora? Ahora... ahora recemos.

§ Extraído de la película “Juicio a Dios”

(Bueno, lastima la resignación final hacia un dios incoherente, pero el dialogo es interesante).



El poder de la oración...


· Oración: (Señor Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible, omnipotente, omnipresente, todo-amor, te pedimos y te rogamos que hoy por la noche cures a todas las personas que sufren de cáncer en este mundo. Te lo pedimos con fe, sabiendo que nos vas a bendecir, así como lo dijiste en Mateo 7:7, Mateo 17:20, Mateo 21:21, Marcos 11:24, Juan 14:12-14, Mateo 18:19 y Santiago
5:15-16. Te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén).

Le rezamos de manera sincera (esperanzados en que algunos de los que rezan cristianos o no, lo hacen sinceramente), sabiendo que Dios en todo su poder infinito nos cumplirá esa petición nada egoísta y nada materialista y que con ella Dios se glorificará y ayudará a millones de personas de maneras excepcionales.

Según la biblia nos dice en…
· Mateo 7:7:
7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, 8 porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9 ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? 10 ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?
· Mateo 17:20:
Por vuestra poca fe. De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible.
· Mateo 21:21:
De cierto os digo que si tenéis fe y no dudáis, no solo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte le decís: “¡Quítate y arrójate al mar!”, será hecho. 22 Y todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis.
· Marcos 11:24:
Por tanto, os digo que todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Por consecuencia, si creemos firmemente que “todo lo que pidáis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá”
· Juan 14:12-14: (Jesús nos dice lo fácil que puede ser la oración)
De cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él también las hará; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. 13 Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14 Si algo pedís en mi nombre, yo lo haré.
· Mateo 18:19-20:
Otra vez os digo que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidan, les será hecho por mi Padre que está en los cielos, 20 porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.
· Santiago 5:15-16:
Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados, le serán perdonados. 16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.
· Marcos 9:23:
Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.
· Lucas 1:37:
Pues nada hay imposible para Dios.

§ Extracto sacado de: http://mk-mk.facebook.com/topic.php?uid=54444285843&topic=17870

… deberían estar curadas todas las personas enfermas de cáncer por la mañana (aunque quizás no evitara esto que otros enfermen desde ese día - pero eso lo resolveríamos orando todas las noches o precisando un poco más el pedido -).

· Ahora, ¿curamos a los enfermos de cáncer?
Bien yo al menos no me he enterado de esa cura mundial así que propondré el siguiente análisis:
¿Qué sucedería si la curación de los enfermos de cáncer no se efectiviza?
En principio podríamos concluir que entre el dios descripto en la biblia (refiriéndonos específicamente a sus afirmaciones sobre el poder de las oraciones – promesas –) y lo que percibimos, no existe coherencia (cumplimiento de parte de la deidad).
Una forma de evitar ese juicio seria concluir que el libro en cuestión (la biblia) no describe al dios correctamente. En tal caso, quedaría por preguntar a los cristianos qué características tiene su dios, así basándonos en ellas intentar falsear las que lo admitan y verificar su consistencia.
Claro que dependerá de si las características son falseables y de los principios y reglas de inferencia del sistema lógico que se le adosa a ese dios.

avatar
CuestionDeFe

Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 12/12/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.